Como evitar el sobrecalentamiento de un motor marino con un mantenimiento adecuado

Uno de los problemas que tenemos con nuestros barcos es que navegamos en aguas con algas marinas, moluscos, escoria y a veces basura flotante, que pueden encontrar fácilmente un camino hacia el interior del motor.

motor marino

Estábamos en una travesía en nuestro barco durante la noche hacia un pequeño y dulce escondite dónde se puede fondear y pasar la noche. Después de pasar un rato agradable nos fuimos a la mañana siguiente y nos dirigimos a nuestro puerto. Aproximadamente a unas cuatro millas después de salir del lugar de fondeo, noté que el indicador de temperatura se elevaba a una zona peligrosa. Miré por encima del espejo de popa esperando ver agua de refrigeración saliendo por la turbina de mi motor (al igual que lo hacía antes de salir cuando encendí el motor), pero no salía nada. Inmediatamente apagué el motor para evitar que se sobrecalentara más. Estábamos lejos del puerto, en una pequeña cala solitaria donde no había ayuda disponible. Y ahora estábamos a la deriva.

Lo único que pude decir es: ¡esto no me puede estar pasando a mí!, es simplemente un fallo mecánico. Si una embarcación es impulsada por un motor, el mismo succiona el agua de refrigeración a través de una entrada de admisión en alguna parte. El agua es succionada y circula a través del motor, ya sea directamente o a través de un sistema de intercambio de calor diseñado para enfriar el motor. Si alguna parte de ese sistema se obstruye, el motor corre el riesgo de muerte súbita. Cuando esto te pase, estás en un grave problema de navegación y además con tu bolsillo. Créeme, lo aprendí de la manera difícil.

Las algas marinas y otros tipos de algas pueden obstruir fácilmente las tomas y provocar el sobrecalentamiento del motor.

Diagnostico

Decidí dejar que el motor se enfriara durante varios minutos mientras estábamos a la deriva. Eso me dio tiempo para evaluar las posibilidades, tal vez había fallado el impeller de la bomba de agua, o más bien una bolsa de plástico (quizás una bolsa de bocadillo flotante) había sido aspirado contra la entrada de agua de refrigeración, o podría ser la gasolina. El filtro de agua estaba obstruido, o una de las mangueras del sistema de enfriamiento se había soltado. Había muchas posibilidades.

Después de estar a la deriva durante 15 minutos, arranqué el motor y giré el timón para dirigirnos hacia el puerto. Al navegar un cuarto de milla la temperatura estaba subiendo otra vez, así que apagué el motor y dejé que nuestro impulso nos llevara hacia el puerto que todavía estaba distante. Tres veces más repetí el mismo proceso hasta que, finalmente, pudimos llegar hasta el muelle y amarrar el barco. Sentí una sensación de alivio, pero aún no sabía exactamente qué era lo que causaba el problema.

El impeller de fuerabordas es propenso a fallar y es bueno revisarlo ante nada. No olvides llevar un repuesto.

Sabiendo que el impeller de la bomba de agua es propenso a fallar eventualmente, empecé por ahí. Me tomó solo unos minutos abrir la bomba, y para mi sorpresa, el rodete se veía perfecto, pero había un matojo de algas en la parte interna de la cola. Pequeñas algas se habían incrustado a través de la parte interna del motor. Mientras tuve la cola abierta, aproveche y cambié el impeller por un impeller de repuesto nuevo, monté todo y arranque el motor. Problema resuelto.

A pesar de las dificultades y tal vez debido a ellas, este viaje en barco fue uno de los más valiosos que hemos tenido. El hecho es que rara vez aprendemos algo de valor cuando todo va bien. Desafortunadamente la mayor parte de nuestro aprendizaje requiere que seamos probados por desafíos, como fallas mecánicas para superarlos.

Lo que aprendí durante este viaje es el valor de llevar piezas de repuesto, como impeller de repuesto adicionales, algunas abrazaderas manguera inox y manguera náutica para agua adicionales. Además, ahora revisaré la salida de agua de cada viaje. Al mismo tiempo comprobar el nivel de aceite del motor antes de cada salida. Nunca se sabe cuándo será útil tener una experiencia práctica con estas partes críticas del barco.

Para facilitar la labor la tienda náutica Garbino Náutica dispone de todos estos accesorios a precios increíbles y con una tarifa de envío de tan solo 4€. Podrás encontrar todos los impeller de repuesto de cualquier marca.